Sherlock S02E01 Escandal in Belgravia: Por qué Irene siempre será La Mujer

Escrito por: -

Segunda temporada de Sherlock

La figura de Sherlock Holmes siempre ha estado por encima de la persona, de lo que debería ser. No es un detective sagaz, sino que es El Detective. Cualquier cosa que se aparte de esa imagen de superioridad innata que tenemos sobre él, parece que no se tenga en cuenta y que no lo defina. Por eso, esperábamos con impaciencia el regreso de Sherlock, la serie de la BBC que trae al Detective a nuestros días.

Y estábamos todos tan impacientes porque la primera temporada terminó con una escena brutalmente intensa. Moriarty les tenía atrapados, a punto de morir y dispuesto a hacer que la serie terminara de golpe. Pero no fue así. Los primeros minutos del nuevo episodio resuelven ese pequeño detalle, y sitúan a Holmes y a Watson otra vez en la línea de salida, ante nuevos casos.

Son esos pequeños casos con los que acuden decenas de personas al 221B de Baker Street, con la esperanza de que Holmes puedan resolverlos, y que él tacha de aburridos, sencillos y sin el más mínimo interés. Excepto uno, que sí que parece interesarle lo suficiente, aunque sea para resolverlo desde casa, utilizando una conexión wi-fi del ordenador de su compañero y ayudante.


Mycroft Holmes es Mark Gatiss

El caso en sí no tiene ninguna importancia en el asunto con que deben lidiar después. Holmes y Watson son requeridos, sin posibilidad de réplica, por Mycroft, el hermano mayor de Holmes, en el mismísimo Palacio de Buckingham. Al parecer, una dominatrix tiene ciertas imágenes comprometidas de un miembro de la Casa Real, y Holmes deber encontrar las fotos, cuanto antes, y, por supuesto, con la mayor discrección.

La dominatrix resulta ser, claro, Irene Adler, que en esta encarnación es una prostituta de lujo, que cuenta con importantes contactos y que ha tomado esas fotos comprometidas de una joven relacionada con la Corona. La actriz Lara Pulver (True Blood) es la encargada de interpretar a la rival que venció al Detective, y lo hace fantásticamente bien.

Entre ambos, Detective y dominatrix comienza un juego en el que uno y otro mueve sus piezas, para conseguir del otro lo que pretende. Una pieza devora a otra, como en un gran juego de ajedrez, y poco a poco se va resolviendo el rompecabezas en que los ha metido Mycroft. Como siempre.

Solo que esta vez descubrimos que Holmes no tan es superior como él mismo se cree, y descubrimos su humanidad, y que no es insensible al juego erótico que le plantea Irene. Hay algo más entre ellos que juego intelectual, y ello lleva a Holmes a cometer errores. Unos errores que puede dar al traste con todo y provocar un gran caos.
Irene Adler en Sherlock

Solo que estamos hablando de El Detective, y aunque Irene Adler haya conseguido romper su coraza y acceder al hombre, Holmes es mucho más que eso, y, en última instancia, aacaba superándola, como no podía ser de otra manera. Adler será La Mujer, la única en la vida de Sherlock.

Tanto es así, que en el desenlace final de la vida de Irene Adler, ese en el que el propio Mycroft confía, ya que “se necesita a Sherlock Holmes” para engañarle, bueno, está Sherlock Holmes. Un final sorprendente, que da otra visión del personaje que da título a la serie y que solo puede prometer ir más allá.

Actualmente, Benedict Cumberbatch ha dado el salto al mercado internacional y podemos verle en la última película de Steven Spielberg, la bélica Caballo de Guerra, y Martin Freeman está rodando El Hobbit, en el papel de Bilbo Bolsón. Todo un reconocimiento que quizás no habría llegado sin la participación de ambos actores en la primera temporada de esta gran serie. Como dato curioso, Mark Gatiss, el productor, interpreta a Mycroft Holmes, el hermano mayor del Detective, y jefe de los Servicios Secretos de la Corona.

El próximo episodio será The Hound Of Baskerville, una adaptación de la novela del mismo título, que recreará los asesinatos de una impresionante fiera en la campiña inglesa, lejos del tradicional Londres. Puedes ver el tráiler del episodio e ir preparando las palomitas, porque, como siempre, va a ser un misterio de los más interesante.

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!