Lost: ¿Y ahora qué?

Escrito por: -

El logo final de Lost

La season finale de la quinta temporada de Lost, The Incident, nos dejó a todos haciéndonos la misma pregunta: ¿Y ahora qué? Pues bien, en este post vamos a intentar dar respuesta a esta incógnita con las teorías más plausibles.

Recapitulemos. Y lógicamente quien no haya visto la season finale no debe seguir leyendo. En 2007, Locke está muerto de verdad y el enemigo de Jacob ha tomado su forma para conseguir que Ben mate a Jacob, y lo ha logrado. Y en 1977, durante el incidente en El Cisne, Juliet hace explotar la bomba Jughead. Fundido en blanco, con el logo de Lost en colores invertidos. Cinco minutos callados sin saber qué decir. Y ocho meses de espera, así es como nos han dejado. ¿Y ahora qué?

La verdad es que The Incident suscitó muchas más preguntas, y se podrían hacer numerosos posts sobre ellas; de hecho, en estas más de treinta (interminables) semanas, vamos a dedicarnos a hablar de todo tipo de teorías relacionadas con Lost hasta su vuelta. ¿Quién es el adversario de Jacob? ¿Qué le ha pasado a Locke? ¿Qué batalla se está librando? ¿Por qué Richard Alpert lleva los ojos pintados? ¿Por qué Sun me cae tan mal? Y la más candente, al menos para mí: ¿Por qué Desmond sale menos que Vincent? Pero de todas formas, sin duda la primera pregunta que hay que hacerse es ¿y ahora qué?, de ahí que el primer post esté dedicado a ella. Vamos pues a intentar darle respuesta.

Juliet golpea Jughead

La bomba Jughead ha explotado, y Jack, por sugerencia del difunto Faraday, pretendía evitar con su explosión el incidente que ocasionó que se tuviera que seguir en El Cisne el protocolo de pulsar cada 108 minutos un botón, para descargar la energía electromagnética, lo que acabaría ocasionando que cuando Desmond dejó de pulsarlo el Oceanic 815 cayera en la Isla. Según Jack, y Faraday, esto haría que la historia cambiase y que su avión acabara aterrizando en Los Angeles.

Primera teoría, pues. La sexta temporada comienza y vemos cómo en el 2004 el Oceanic 815 llega efectivamente a Los Angeles sin ningún incidente. Lo lograron. Jack enterrará a su padre y volverá a su patética vida; Kate acabará entre rejas; Sawyer seguirá siendo un timador frustrado; y Charlie, Boone, Michael, Shannon, Mr. Eko, Ana Lucía, Libby no habrán muerto. Además la vida de otras personas que no iban en el vuelo, como Desmond o Juliet, será completamente diferente. Todos felices, o infelices, pero al menos vivos. ¡Venga ya! No tiene ningún sentido que hagan eso. Sería como decir que todas las muertes que hemos visto, los sacrificios, las tragedias, las emociones vividas no cuentan para nada porque han sido como un sueño que nunca ocurrió. De hecho, si al final ocurre así, me bajo del avión ahora mismo.

Una posibilidad relacionada es que acaben en Los Angeles, pero sea una especie de realidad alternativa, otra línea temporal paralela, lo cual no es nada verosímil, pero daría más juego, sobre todo si acaban conociéndose y descubren que deberían haber dejado las cosas como estaban y no alterar el pasado y se dan cuenta de que deben solucionarlo para salvar al mundo o algo así. Sí, salvar el mundo. Si un botón lo salvaba, ¿por qué no un viaje temporal? Así pues, la sexta temporada podría retratar las vidas mediocres que habrían tenido de no haber acabado en la Isla, como si de un “what if” se tratara.

El accidente del Oceanic 815

Por otra parte, lo más lógico es que Jughead no haya conseguido cambiar la Historia, y que su avión se siga estrellando allí. Porque, según las leyes de la teoría del tiempo consistente, la más aceptada actualmente y a la que parece acogerse la serie, no podrían haber impedido la caída del 815, porque si lo hubieran hecho, jamás habrían acabado en la Isla, y por lo tanto nunca habrían podido ir al pasado a evitar el accidente. Así pues, si están en 1977 quiere decir que siempre han acabado en la Isla.

De hecho Miles, normalmente la voz de la razón en Lost, lo ha expresado muy bien: “¿no os habéis parado a pensar que Jack va a causar lo que está tratando de impedir? ¿que el incidente es esa bomba?”. Exacto, es lo que suena más lógico, y de una total coherencia con el tiempo consistente. Explotar Jughead es exactamente lo que causó el incidente, o mejor dicho, lo que propició que se estabilizase. Hemos visto que la energía electromagnética empezaba a liberarse en El Cisne, y es muy posible que, de haber seguido, hubiera provocado el fin del mundo del que le hablaban a Desmond. Pero la explosión de Jughead selló de nuevo esa energía, aunque de una manera parcial, por lo que tendrían que seguir el protocolo del dichoso botoncito. Así pues, la explosión de la bomba era sólo una parte más de lo que siempre ocurrió.

Lo que sí es cierto es que si a uno le explota una bomba nuclear en la cara no se queda como si nada, así que nuestros losties podrían estar todos muertos, como decía Richard. Eso no tendría mucho sentido porque nos dejaría sin los protagonistas de la serie, así que lo que opino es que seguramente los más cercanos a Jughead sufrirían un efecto parecido al de Desmond al girar la llave de El Cisne. Pero como una bomba de hidrógeno no es lo mismo que una llave, el efecto sería mil veces mayor. Conclusión: no sólo su mente viajaría en el tiempo, sino también su cuerpo.

La bomba Jughead

Por lo tanto, es posible que los losties hagan un salto temporal ocasionado por la mezcla entre la explosión de la bomba y el estallido electromagnético. Sería interesante que hicieran saltos incontrolados en el tiempo, pero eso recordaría demasiado a lo visto en la quinta temporada en sus magníficos inicios (qué pena que luego se acomodaran en la época Dharma), así que lo más probable es que vayan directamente a una época determinada. Y lo más lógico es que acaben en 2007 con el resto de losties, así por fin los tendríamos reunidos de nuevo listos para el final. Y Sun y Jin dejarían de hacerse los cansinos. Quizás las últimas palabras de Jacob, el “they’re coming”, se referían a ellos, es lo que tendría más sentido, de ahí la cara de contrariedad del no-Locke, que vería peligrar sus planes.

Y hablando de este no-Locke, el enemigo de Jacob, lo que está claro es que va a ser crucial en la sexta temporada, el adversario final de la serie. Ben, el Humo Negro, Christian Shephard y quién sabe quién más podrían estar de su lado, y en el otro bando tendríamos a los losties, preparados para la tan cacareada batalla final, que promete ser épica. La pregunta es si Jacob está realmente muerto, lo que se hace difícil de creer si es un poder tan importante.

En un futuro post analizaremos la naturaleza de Jacob y su enemigo, pero de momento está claro que están jugando una partida de ajedrez cuyos peones son los losties. Y el tema de la sexta temporada, cómo ha adelantado este The Incident, va a ser la lucha entre ambos bandos. Lo que parece seguro es que ahora el equilibrio de poder se ha inclinado hacia el bando contrario a Jacob, lo que es probable que sea el motivo de que el logo en blanco y negro de Lost aparezca con los colores invertidos. There is light and there is dark.

Jacob y su enemigo

Y otra pregunta candente es quién está muerto y quién no. Lost es una serie donde la muerte es muy relativa, pero me aventuro a decir que Juliet está claramente muerta, mal que me pese muchísimo, ya que la adoraba. Y esta semana precisamente le rendiré mi particular homenaje. Pero está muerta y enterrada, porque aunque sobreviva a la explosión de Jughead, está agonizante de una larga caída por el pozo. Lo que hemos visto de ella al final del episodio ha sido su heroico sacrificio para hacer estallar la bomba con sus últimas fuerzas. Una cosa es ver a Jin desaparecer en la explosión del carguero, sin ni siquiera un último encuadre suyo, por lo que era fácil intuir que no había muerto. Y otra muy diferente es que te dediquen una doble escena memorable de muerte, aderezada con la maravillosa música de Michael Giacchino, llena de dramatismo, con aire a despedida final y sacrificio definitivo, a la altura de la de Charlie, incluso superándola. Para mí Juliet ha tenido tal vez la mejor muerte de la serie, así que salvarla y hacer como si no pasara nada sería un ultraje.

Por lo tanto, lo repito: Juliet está muerta, de otra forma me sentiría tan estafado como si el Oceanic 815 aterrizara en Los Angeles. Aunque la actriz Elizabeth Mitchell va a reaparecer en Lost, será seguramente en la forma de flashbacks, Humo Negro o sueños proféticos, ya veremos. Pero mi querida Juliet Burke ha muerto. Descansa en paz.

Y al que, lamentablemente, veo también muy muerto es a Sayid. Su cometido en la serie, al igual que el de Juliet, hace tiempo que finalizó, y no le queda nada en el mundo. De hecho, yo pensaba que moriría en esta quinta temporada, pero me parece que sólo alargan su agonía, y lo veremos morir al inicio de la sexta. Aunque se trasladen a otra época, lo hacen en su estado actual, y Sayid está muy malherido, así que seguramente morirá en los primeros capítulos a consecuencia de sus heridas, o incluso juzgado por el Humo Negro, igual que Mr. Eko al principio de la tercera. Ya lo dice él mismo: “nothing can save me”. Lástima, porque es otro de mis preferidos.

Juliet cae al pozo

Y no olvidemos otra muerte que nos ha dejado con la boca abierta: John Locke. Sí, efectivamente, Locke murió de verdad en The Life and Death of Jeremy Bentham y no resucitó en la Isla, como nos hicieron creer. El enemigo de Jacob ha tomado su forma y es posible que ya jamás volvamos a ver a Locke, aunque al menos seguiremos disfrutando de la actuación sensacional de Terry O’Quinn, el mejor actor de Lost junto a Michael Emerson, Ben. De todas formas, no puedo hacerme a la idea de que mi segundo personaje favorito, Locke, desaparezca para siempre, me niego a creer que su memoria se haya desvanecido tras su triste muerte en sus horas más bajas.

Así, a bote pronto, se me ocurren dos formas de que Locke siga vivo en cierta manera. Una sería que, aunque el adversario de Jacob haya tomado su forma, el alma de Locke siga viva en él. Es lo único que podría explicar que, a pesar de su comportamiento visiblemente más seguro tras su supuesta resurrección, el resto del carácter de Locke, sus gestos y sus frases sigan estando presentes. Una cosa es que el enemigo de Jacob pueda tomar su forma, y otra muy diferente que se comporte igual que él. Así que quiero creer que ese doble cuerpo de Locke mantiene su alma en su interior, aunque dominada por el villano.

La otra explicación, más descabellada, es que el verdadero cuerpo de Locke, el cadáver, sea utilizado por Jacob ahora que ha perdido su forma física. Sería realmente interesante ver dos cuerpos de Locke, uno ocupado por Jacob y otro por su némesis. Además, esto nos daría el placer de disfrutar de una doble actuación del maravilloso O’Quinn, tanto en el papel de héroe como de villano. Sea cual sea el método elegido, espero que éste no sea el fin de Locke, porque me decepcionaría mucho.

Locke muerto

Y finalmente, una cuestión que ya me atañe de manera personal: ¿qué pasará con Desmond? Lo dejamos feliz junto a Penny y su pequeño Charlie, y lo único que ha hecho en esta temporada ha sido ir a ver a Hawking por encargo de su hijo y recibir un disparo de Ben, al que luego apalea. Sin duda, su peor papel en una temporada. Así pues, ¿Desmond ha dejado de importar en la serie? Me niego a creerlo, ya que Hawking le dijo que la Isla no había acabado con él, aunque también es cierto que ella reconoce que ya no sabe qué pasará a partir de este punto. Tanta historia con que Desmond es especial no puede ser para nada, así que espero que lo demuestren y que haga algo formidable antes del final de Lost. No en vano es mi personaje favorito.

Bien, muchas de estas cuestiones, debido a su complejidad, serán tratadas en futuros posts, pero aquí vamos a tratar de sentar las bases de lo que será la sexta y última temporada de Lost. Lo que es totalmente seguro es que el eje principal del argumento será la batalla decisiva entre las dos facciones, Jacob y su enemigo. Sea como sea. Ahora la balanza del poder se ha decantado hacia el lado del adversario de Jacob, todo puede estar invertido, como muestra el logo final. Así pues, la Isla podría incluso tener efectos diferentes en los personajes.

Lo que no está tan claro es que pasará con los losties de 1977, aunque principalmente pueden ocurrir dos cosas: o que aparezcan en una línea temporal alternativa en la que el accidente del Oceanic 815 jamás ocurrió, aunque seguramente tendrán que volver a la Isla; o que viajen finalmente a 2007 y se reúnan con el resto de personajes. Esta es la mayor incógnita de la sexta temporada, e incluso puede que, conociendo a los guionistas, al final sea algo que no tenga nada que ver y que ni siquiera se nos haya pasado por la cabeza. A partir de ahora, todo vale y cualquier cosa puede suceder.

Desmond junto a Penny

Bueno, lo único que sabemos con total seguridad es que nos quedan más de treinta semanas para saber qué pasa tras ese fundido en blanco. El inicio de la última temporada puede ser tan inolvidable e imprevisible como el de la segunda. ¿Tendremos de nuevo el ojo de Jack?

Y espero que la sexta sea la mejor de todas las temporadas. Y ya puestos, que Locke siga vivo y que Desmond juegue un papel decisivo. Por pedir que no quede. See you in another season, brotha!

Fotografías | www.lost-media.com

Vota este artículo:
Ningún voto ¡Sé el primero!